NOS CONOCIMOS ENTRE MÚSICA Y CAFÉ - (CCS) SxS UA Cap. 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

NOS CONOCIMOS ENTRE MÚSICA Y CAFÉ - (CCS) SxS UA Cap. 1

Mensaje por Sakura_Syaoran_TCR el Miér Ene 21, 2009 6:56 pm

Espero q les guste mi fic, este fic les ha gustado mcho a los lectores de Fanfiction.com, espero q a ustedes tmb, esto es un universo alterno de nuestra pareja favorita y subire cada semana un capitulo nuevo, espero q me dejen comentarios asi los subiré mas rapido, ya q significa q les gustó, entonces a leer

Sakura, una camarera de un café, donde le encanta leer y tocar el violin. Syaoran un joven millonario que ha sufrido mucho y toca el piano, se conocen en el café Ouí y cada vez se llevan mejor, ¿Qué les deparará el futuro?


NOS CONOCIMOS ENTRE MÚSICA Y CAFÉ

LOS PERSONAJES PERTENECEN A CLAMP


CAPITULO 1
UN CLIENTE ESPECIAL

En un café algo ostentoso y reconocido por la gente de la ciudad, trabajaban dos personas, una de ellas tenia la edad de 17 años de edad, vivía en un departamento ella sola, ya que sus padres fallecieron desde que ella tenia 9 años, ella es la camarera, su nombre es Sakura Kinomoto; y la otra persona es un joven de no mas de 20 años de edad, con cabello negro, sus ojos eran azul cielo, como dos zafiros luminosos, el es el encargado de los preparar todo lo del café, de el no se sabe su historia, pero lo que si sabemos es que su nombre es Minoru.

Ese café era de los mas conocidos, ya que era rústico, tranquilo y servían postres inimaginables que sólo ellos podían hacer y un café tan especial, que sólo bastaba con una taza, ya que dejaba muy satisfecho y para muchos ya era ahorrarse dinero para no comprar mas; ese esplendoroso lugar tenia el nombre de “Ouí”, como en francés significa si, y nuestra historia inicia aquí.

Era un dia soleado y lleno de paz, el café Ouí estaba yendo de maravilla ya que siempre tenían clientes al ocaso y se iban hasta el anochecer, Sakura era encantadora, ya que su amabilidad y belleza hacia que los clientes se sintieran cómodos como en casa, Sakura tenia la costumbre de que si no habían clientes que necesitaran de ella, se ponía a leer un libro, le encantaban ya que parecían cuentos de hadas y se imaginaba que pasaban en la realidad, aunque bien sabia que eso nunca iba a pasar, porque ella no se sentía bonita y sentía que no les caia bien a los hombres porque le gustaba leer y a ellos nunca les gustaría una mujer asi como novia, pero estaba muy equivocada.

- Sakura – Llamó Minoru sacándola de su fantasía

Sakura dejó su libro y se dirigió a la barra hacia donde estaba su compañero y mas grande amigo

- ¿De nuevo estabas en las nubes cierto? – Preguntó Minoru sonriendo

- Lo lamento pero no puedo evitarlo, ya que me encanta leer libros asi – Dijo Sakura contenta

- Si, ya me di cuenta de eso

- Pero leer no me dejará nada bueno – Dijo Sakura un poco triste

- ¿Por qué lo dices? – Preguntó Minoru extrañado

- Todo el mundo piensa que las personas que leen son antisociales y que no saben nada del mundo real – Dijo Sakura agachando la mirada

- Y otra vez con eso, Sakura ya te he dicho que eso no es cierto, esa gente que dice eso está loca, de hecho te aseguro que son mas ignorantes y solo critican porque no pueden leer ni siquiera el periódico, menos libros como los que tu estas leyendo

- ¿Tu crees? – Preguntó Sakura ilusionada

- Claro, yo nunca te mentiría – Dijo Minoru tomando la mano de Sakura

- Muchas gracias Minoru

- Y dime ¿Cómo vas con el violin? – Preguntó el chico cambiando de tema

- Pues… para que te miento soy pésima – Dijo Sakura desilusionándose

- ¿Cómo que pésima? Eres grandiosa, ya te he oído y tocas perfecto

- Pero no toco como los grandes músicos – Dice Sakura azotando con sus manos la barra

- “La prácica hace al maestro” recuérdalo – Dice Minoru riéndose

Ambos se rieron por la pelea infantil que estaban teniendo, en eso oyeron la puerta abrirse y vieron a alguien pasar

- Bueno ve a atender a ese cliente y ahorita seguimos discutiendo ¿de acuerdo niña? – Dice burlándose Minoru

Sakura sólo le sacó la lengua, tomó un menú y se dirigió a la mesa del cliente, cuando se fue acercando vió que era todo un caballero, ya que traia un traje negro y encima un abrigo del mismo color y en ese momento se estaba quitando unos guantes de piel por el frio que estaba haciendo afuera (En ese entonces era otoño) pero al fijarse en su apariencia, era un joven como de la misma edad que Minoru, sólo que sus ojos eran color castaño al igual que su pelo, era delgado y alto; en pocas palabras era todo un galán como en los cuentos de hadas cuando describen a un príncipe. Sakura salió de su ensoñación ya que tenia que dirigirse a él para tomarle la orden

- Muy buenas tardes señor, bienvenido al café Ouí, aquí le dejo la carta para que elija lo que desee ordenar, soy Kinomoto y estoy a sus órdenes – Dijo Sakura de lo mas linda y educada que pudo para no ser maleducada con el cliente

El joven de cabeños castaños le devolvió la carta sin siquiera abrirla y volteando hacia la ventana dijo:

- Un café americano, sin azúcar

Sakura recogió la carta y sólo contestó:

- Enseguida señor – Dijo Sakura con una falsa sonrisa

En cuanto se retiró azotó la carta en la barra totalmente enojada

- ¿Quién se cree que es? – Dijo muy enojada

- ¿Te refieres al cliente nuevo? – Preguntó Minoru como si nada

- Si, yo desbaratándome con él, y el ni siquiera me voltea a ver, y tampoco a la carta – Dijo Sakura totalmente enojada

- Cálmate, asi son la mayoría, como se ve que es un joven rico tiene mucho ego, y ahora que lo pienso jamás lo había visto por aquí – Dijo Minoru extrañado

- Espero que sea el único dia en que nos visite, para así no tener que verle la cara, aquí te dejo su orden – Dijo Sakura dándole el papel con la orden

Después de un rato, ya que le habían servido su café al joven arrogante, Sakura de nuevo estaba leyendo y se le había pasado un poco el enojo del cliente que habia atendido, Minoru estaba limpiando las mesas de los clientes que ya se habían ido, obviamente ese era el trabajo de Sakura, pero se veía tan concentrada leyendo ese libro que no quiso interrumpirla, mientras tanto el castaño bebía delicadamente un sorbo de su café y se dedicaba a mirar por la ventana con una cara sin sentimientos, ya que oscureció un poco se levantó dejo lo que costó el café y se retiró sin mas.

Sakura lo notó y se dirigió a Minoru

- Creo que ya podemos cerrar, ya que gracias a ese engreído no podíamos cerrar y ya se nos pasó la hora - Dijo Sakura enfadada

- Sigues con ese enojo, pensé que ya se te había pasado – Dijo Minoru mientras subia las sillas a las mesas

- ¿Cómo se me va a pasar? Si ese presumido me ignoró

- Pero ignóralo, no te lo tomes personal – Dice Minoru algo enfadado por sus quejas

- Tienes razón

Terminaron de cerrar el café y cada quien se dirigió a su casa, Sakura en cuanto llegó al departamento se puso a tocar el violín ya que eso la relajaba antes de dormir.

A la mañana siguiente Sakura se levantó y encendió el televisor mientras ella hacia el desayuno, en eso oyó una noticia de que las compañías Li estaban dando muchas ganancias debido a sus productos de alta calidad exportados desde Hong Kong, Sakura sólo imaginó que si tan solo fuera uno de los de la compañía ganaria mucho dinero, y asi no estaría sufriendo, de hecho a ella no le iba nada mal, su trabajo si le dejaba dinero suficiente, pero no le vendría mal un aumento; después de eso se vistió y se dirigió al café para poder abrirlo.

Cuando llegó vió que Minoru aun no estaba ahí, asi que tuvo que abrirlo sola, después de un rato llegó una pareja de novios, ella los atendió como todos los clientes, y ya que no tenia nada que hacer buscó su libro para leer, pero no lo encontraba, después el teléfono empezó a sonar, se dirigió a la recepción del café y conestó

- Café Ouí, a sus ordenes

- Que bueno que eres tu Sakura – Dijo del otro lado del teléfono

- ¿Quién mas contestaría? – Dijo Sakura reconociendo la voz de Minoru

- Bueno el punto es que no voy a poder ir hoy a trabajar, resulta que estoy en unos negocios acerca del café y estaré fuera por unas semanas, ¿podrias encargarte del café?

- Claro, yo se preparar todo, ya que tú me lo enseñaste, y espero que te vaya bien con tus negocios – Dijo Sakura sonriendo

- Lamento no haberte comentado, pero surgió de improvisto

- No te preocupes, me encargaré del café

- Por cierto Sakura, ovidaste tu libro ayer en el café y lo tomé para devolvértelo al dia siguiente, pero con este asunto me lo he quedado yo

- Con razón no encontraba ese endemoniado libro – Dijo algo frustada

- Bueno entonces nos vemos

- Hasta luego – Y colgó


Última edición por Sakura_Syaoran_TCR el Miér Ene 21, 2009 7:04 pm, editado 2 veces

Sakura_Syaoran_TCR

Femenino
Cantidad de envíos : 72
Edad : 23
Localización : *[Donde espero q el sueño termine... para ver q Syaoran estará con Sakura]*
: :
Nombre del Personaje : Eli-chan
Grado en la Escuela : 2do de Preparatoria
Fecha de inscripción : 05/01/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: NOS CONOCIMOS ENTRE MÚSICA Y CAFÉ - (CCS) SxS UA Cap. 1

Mensaje por Sakura_Syaoran_TCR el Miér Ene 21, 2009 7:01 pm

A Sakura no podía molestarle que Minoru se había llevado su libro, sino que le entristecía no poder leerlo hasta que el volviera, mientras tanto ella se aburriría en ese café tan grande y sin quien platicar.

A la hora de la merienda, llegó la misma gente que visitaba el café después de comer, pero lo que Sakura no se esperaba era que el mismo joven de pelos castaños entrara de nuevo y se sentara en el mismo lugar que el dia anterior, Sakura fue a atenderlo y con la misma cara sin emociones pidió lo mismo.

Pero no sólo ese dia, todos los días siguió viniendo y se sentaba en aquel ventanal en el que se distraía por largas horas, hasta que Sakura hizo algo muy valiente de su parte

- Lo mismo de siempre – Dijo el castaño

- Señor, ¿no le gustaría pedir otra cosa? – Dijo Sakura amablemente

El joven alzó su mirada y la vió con ojos penetrantes y furiosos indicándole que él podía pedir lo que quisiera y que no se entrometiera, pero Sakura respondió inmediatamente

- Es que dicen que si se toma mucho café, puede afectar el color de los dientes e incluso puede dañar al estómago, por eso es que le preguntaba, puedo dejarle la carta y enseguida vengo para tomar su orden – Dijo Sakura amablemente y alejándose de ahí

El joven se quedó pensando, ya que nadie se había preocupado por su salud, sólo le decían ese tipo de cosas para reprenderlo o solo para fastidiar, pero vió que se había equivocado, en eso llegó Sakura

- ¿Ya decidió? – Preguntó Sakura con una sonrisa

- ¿Qué es esto de pastel chiffle? – Preguntó el castaño señalando la carta

- A ese es un pastel cubierto de tres leches y por dentro contiene relleno de vainilla, se lo recomiendo mucho ya que es de los que me piden mas los clientes

- Dame uno de esos entonces – Dijo el ambarino cerrando la carta y extendiéndosela

- Enseguida se lo traigo – Dijo Sakura recogiendo la carta

Cuando Sakura llegó a la cocina respiró hondo, y pensando que se había salvado ya que pensó que se había enfurecido y que había perdido a un cliente, pero de menos lo hizo cambiar de opinión; en fin fue a la cocina para buscar ese pastel, pero vio lo que nunca creería que pasaría… ya no había de ese tipo de pastel, Minoru tuvo la culpa ya que no dejó ninguno hecho antes de irse, se las iba a pagar después, ahora tenia que apurarse y hacer otro, a menos de que el joven rico cambiara de parecer

- ¿No desea otro tipo de pastel?, ya que ese se me acabó y tendría que hacer otro en este mismo momento – Dijo Sakura algo nerviosa

El ambarino se quedó pensando muy serio y estaba a punto de levantarse para irse cuando mejor decidió que no

- No tengo prisa por irme, esperaré – Dijo suspirando

- Gracias – Dijo Sakura aliviada

- Pero… Si tardas mas de 30 minutos me iré – Dijo con ojos amenazadores

- Claro, le aseguro que no tardará mucho, con permiso – Dijo Sakura alejándose rápidamente de ahí

¿Cómo iba a terminar de hacer un pastel en menos de media hora? Era una locura, tal vez no para Minoru ya que el lo terminaría en 15 minutos, pero ella no podía hacerlo, pero mejor se encaminó e hizo lo mas rápido que pudo el condenado pastel, ¿por qué no podía elegir otro? ¿acaso no todos son pasteles? Pero no, tenia que elegir el que no había, ese sujeto solo hacia que le crecieran canas verdes a la pobre de Sakura.

Despues de todo, terminó a los 25 minutos y salió corriendo para entregarle la rebanada al riquillo

- Aquí tiene – Dijo Sakura totalmente agitada, lo cual al ambarino no le importó

Aquel castaño lo probó y se quedó saboreándolo en silencio, Sakura estaba helada al saber si le había salido bien, el ambarino tragó y observó al pastel y luego a la camarera

- Es pasable – Dijo sin ninguna emoción

- Gracias – Dijo Sakura suspirando ya que se había aguantado el aire hasta que él habló

Al dia siguiente llegó de nuevo el castaño, pero traia unas hojas en la mano, mientras Sakura lo atendiera se puso a escribir sobre esas hojas, ya que Sakura se acercó a atenderlo, se sorprendió al ver esas notas musicales que el escribia, él se percató de su presencia y volteó a verla algo incómodo.

- ¿Disculpe, usted sabe de música? – Preguntó Sakura sin pensarlo 2 veces, ya que cuando se trataba de música, nadie le quitaba eso de la cabeza

El castaño sólo asintió con la cabeza algo molesto por la pregunta

- ¿Y de que canción se trata? – Preguntó Sakura

- Es una que yo estoy componiendo – Dijo el castaño volteando a sus hojas para seguir escribiendo

- Sabe, a mi me gusta mucho la música clásica, ya que cuando la escucho o la toco, siento que mi cuerpo desaparece, que está en la nada escuchando esa melodiosa canción, sólo mi alma es la que está presente en esos momentos tratando de entender el significado de las notas y los tiempos.

El castaño se quedó sorprendido por esas palabras tan bien definidas, no era como las demás personas que fingían que les gustaba la música clásica sólo para agradarle al joven, se veía que ella no sólo le gustaba la música, le encantaba.

En eso Sakura reaccionó y se puso colorada de la vergüenza

- Discúlpeme, no tenia que hablarle de esto, sólo que no pude evitarlo, sólo le estoy quitando su tiempo

- ¿Tocas algún instrumento? – Preguntó de repente el castaño

- Si, el violin – Dijo algo sorprendida la chica

- Ya veo, eso se nota – Dijo el castaño casi inaudible que Sakura no pudo escuchar

- ¿Disculpe? – Preguntó Sakura al sólo oir un susurro

- Nada, ¿aun tienes de ese pastel?

- Si

- Entonces traeme uno porfavor – Dijo con una cara un poco mas amigable

- Claro

Sakura se alejó y se quedó pensativa ¿porqué le habrá interesado si tocaba o no un instrumento, simplemente no lo entendía, pero bueno mejor no le tomó importancia.

Ya había oscurecido y el castaño seguía ahí escribiendo y comiendo del pastel que le había servido hace como 2 horas, se veía que estaba inspirado, ya no había ningún cliente sólo estaba él y Sakura, ella estaba con su laptop en la barra revisando su correo, en eso oyó un ruido y volteó con el ambarino, él se había parado

- ¿Te molesta si utilizo aquel piano? – Preguntó el castaño señalando el piano de un rincón que se utilizaba como adorno, ya que ni Minoru ni Sakura podían tocarlo pero le daba ambiente al café.

- Claro que no – Respondió Sakura sorprendida

Él se dirigió al piano y lo observó detenidamente

- Este es un gran piano, y veo que es nuevo – Dijo algo sorprendido

- Si, es que nadie mas lo ha usado

- Ya veo – Dijo sentándose y abriendo la tapa para ver las delicadas teclas de aquel hermoso piano, si definitivamente era nuevo

El castaño juntó sus manos y las movió de un lado a otro (Como todo pianista hace antes de tocar) y puso sus manos en las teclas y empezó a tocar su melodía, él tocaba perfectamente bien, parecía que sus manos ni siquiera tocaban las teclas, y él tocaba muy inspirado, Sakura se acercó a lado de él para ver mas detenidamente como tocaba, hasta que el ambarino se detuvo

- Aun está incompleta, pero este piano me ha ayudado para ver como iba la melodía – Dice tomando las partituras y levantándose – Lo que no sé es porque en esta parte siento que hay una nota mala – Dijo el ambarino mirando fijamente la partitura

- Yo también lo noté, lo que sucede es que en vez de tener un si menor, usted está tocando un si bemol y probablemente sea lo que descompone la canción

El castaño se quedó sorprendido al oir eso de una mujer, ya que las que había conocido no sabían ni siquiera las notas, menos hablar de bemoles, sostenidos, etc., sólo se le quedó viendo y Sakura reaccionó

- Lo lamento, de nuevo me ando metiendo en asuntos ajenos, no me escuche

El castaño se volvió a sentar y tocó la misma parte que le fallaba y corrigió el "si" y se oyó mejor

- Tenias razón, era el si bemol, se ve que sabes mucho sobre música – Dice el castaño sonriendo

- No tanto como usted – Dice algo apenada Sakura

- ¿Te llamas Kinomoto…?

- Sakura, Kinomoto Sakura – Dice agachándose un poco como forma de saludo formal

- Mi nombre es Li Syaoran

- ¿Li Syaoran? Entonces usted es…


CONTINUARÁ…

Sakura_Syaoran_TCR

Femenino
Cantidad de envíos : 72
Edad : 23
Localización : *[Donde espero q el sueño termine... para ver q Syaoran estará con Sakura]*
: :
Nombre del Personaje : Eli-chan
Grado en la Escuela : 2do de Preparatoria
Fecha de inscripción : 05/01/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.